El proyecto nace de la necesidad de crear vivienda social para trabajadores de campo de las fincas de Uumbal.

A través de una investigación sobre la situación actual de vivienda, necesidades, costumbres y retos a resolver, se plantea proponer soluciones que promueven el bienestar, generar transferencias de tecnología, soportar la economía local y aportar soluciones viables para una mejor calidad de vida.

Para lograr materializar este proyecto se creó un sistema modular basada en un esqueleto de bambú donde la distribución interna y materiales para muros se personaliza según el clima, materiales locales, ubicación, necesidades y preferencias del usuario.